Caso Uribe, un show que genera confusiones

Por: Ernesto Valdés

Desde que el efecto bumerán se apoderó del expresidente Álvaro Uribe Vélez, luego de que la Corte Suprema de Justicia ordenara su detención domiciliaria por presunta manipulación de testigos, se abrió un nuevo capítulo, no solo en la vida de “el caudillo”, también en la de sus más fieles admiradores.

Las jugadas en el ajedrez empezaron a moverse cuando Uribe Vélez y sus amigos en el CD y fuera de el, deslegitima la decisión de la Corte, el golpe mediático fue tan grande que la imagen del exsenador, que estaba un tanto perdida, empezó a subir.

Pero la jugada que cambió el rumbo del proceso tuvo que ver con la renuncia del expresidente al Senado, allí los expertos y hasta los que creen saber de leyes empezaron a especular, sin embargo, al final la jugada dio resultado, a Uribe no lo investigaría la Corte, sino la Fiscalía, pues el mismo tribunal declaró no tener competencia.

Los que creyeron que todo quedaría claro con la decisión de la CSJ y se imaginaron que la Fiscalía dejaría libre a Uribe, se equivocaron, en un acto de claridad legal, pero también en un llamado a la calma, la Fiscalía General de la Nación en documento dejó claro que en su competencia está investigar e imputar cargos, no en condenar ni dejar en libertad, que para eso estaban los jueces.

Ahora, no hemos olvidado los Habeas Corpus interpuestos por defensores de la patria, caballeros solidarios que creyeron que se podía pescar en río revuelto, eso último lo expreso porque no es coincidencia que de cuatro presentados en Montería, dos hayan sido negados e impugnados y ratificados.

Pero tranquilos, el show no termina, luego de ver que hasta el momento los Habeas Corpus no daban resultados, Álvaro Uribe Vélez en uno de sus acostumbrados trinos nos enseñó una más de su capacidad actoral en redes sociales y les dijo a sus amigos, quédense quietos, para eso se pagamos muy bien a un grupo de abogados para que se encarguen de mi libertad.

La confusión continúa, y es que en esta gigantesca ola los que son ajenos a las pasiones políticas, no entenderán cuando todo termine, si prevaleció la justicia o que todo no sea más que una farsa politiquera para robustecer el músculo con miras a perpetuarse en el poder.